Ekathimerini

Comportarse como Adultos, de Yanis Varoufakis

La editorial Deusto publica en castellano, el último libro de Yanis Varoufakis. Comportarse como adultos, con el subtítulo de “Mi batalla contra el establishment europeo”, es una lectura imprescindible para saber lo que está ocurriendo y lo que va a ocurrir en Europa. Con Grecia como ejemplo y como laboratorio de pruebas, la narración del libro del exministro de finanzas griego nos da la clave de lo que nos espera en los próximos años si nadie hace nada por evitarlo.

Leer Comportarse como adultos

La lectura del libro de Varoufakis resulta de lo más amena a pesar de algunos alardes literarios que no terminan de cuajar. Pero en Comportarse como adultos no estamos leyendo literatura, estamos leyendo la crónica de una muerte anunciada, de la muerte de esa “primavera griega” que devolvió la esperanza a los griegos y a los no tan griegos y que tal y como vino se fue. De golpe.

Nos situamos en el año 2015 durante las negociaciones del nuevo gobierno griego de Syriza con la troika. El surrealismo con el que se desarrollaban esas negociaciones en el Eurogrupo llevó a Christine Lagarde, directora del FMI, a decir que no vendría mal que se comportasen como adultos. De ahí el título. Y de ahí también nos podemos imaginar en qué circunstancias trabajaba Varoufakis para sacar a Grecia de la crisis.

Pero Comportarse como adultos nos lleva también un poco antes, cuando Yanis Varoufakis, profesor de economía, decidió incorporarse a un partido político como Syriza a raíz de una especie de pacto que más tarde quedaría en nada. Varoufakis y el equipo económico de Syriza llegaron a un acuerdo: el Grexit era una medida lamentable para Grecia, pero no tanto como seguir aplicando las políticas de austeridad impuestas por la troika que estaban provocando una crisis humanitaria en el país. La premisa era no rendirse en las negociaciones, conseguir una reestructuración de la deuda que permitiera a Grecia respirar y optar a una recuperación económica. Era eso o nada.

Las negociaciones entre bambalinas

En las casi 500 páginas que escribe Varoufakis se detallan con minuciosidad las estrategias de dudosa ética de las instituciones europeas para frenar las negociaciones. Correos electrónicos que no llegaban a tiempo, acusaciones infundadas de dejadez, conspiraciones dentro del propio equipo griego, filtraciones a la prensa, mentiras, cambios radicales de opinión según las personas presentes, menosprecios directos, ataques de ira, rabietas y la bien conocida sumisión de casi todos los ministros europeos a Wolfgang Schäuble, que no estaba por la labor de cambiar las políticas de austeridad ni en una coma.

Tampoco es que haya sorpresas en Comportarse como adultos, porque la idea general de lo que ocurría entre bambalinas ya la intuíamos a pesar del comedimiento con el que el entonces ministro de finanzas griego encaraba las ruedas de prensa. Mención especial a Jeroen Dijsselbloem, Presidente del Eurogrupo, y rostro visible de las peores artes de la troika. En realidad, las reuniones eran innecesarias porque Europa no estaba dispuesta a aceptar la salvación de Grecia. Solo aceptarían su rendición.

Casa del Libro

La rendición de Tsipras

Aunque no estaban presentes en las reuniones del Eurogrupo, había dos protagonistas al teléfono: Alexis Tsipras y Angela Merkel. Varoufakis no se ensaña en su libro con Merkel, a pesar de que su apoyo a Grecia se podía transformar sin previo aviso en una fuerte oposición. Sin embargo, el retrato que hace del primer ministro griego es duro y sin contemplaciones. Y puede que se lo merezca.

La pregunta del millón, la que todos nos hacemos es: ¿qué pasó en aquella reunión en la que Alexis Tsipras firmó la rendición de Grecia a pesar de la victoria del οχι en el referéndum que él mismo había convocado? Yanis Varoufakis no estaba ya, él ya había dimitido, pero a lo largo del libro nos va preparando para la respuesta. La firma del acuerdo que llevaría a Grecia una vez más al pozo no fue por sorpresa, fue una transformación paulatina de las ideas de Tsipras.

De ser el mayor apoyo de Varoufakis en sus primeras reuniones, animándole a no rendirse, instigándole a presentar batalla contra el establishment, Tsipras fue adoptando una postura más moderada o temerosa hasta el punto de que cualquier tímido avance en las propuestas de Varoufakis quedaba frenado por el propio gobierno griego. ¿Y el referéndum? Aquello fue el golpe de gracia para el pueblo griego que acabó con sus ilusiones y esperanzas. En el libro se relata cómo Varoufakis se encontró a un equipo de gobierno desolado tras la victoria del ‘no’. ¿Es que habían llevado al pueblo griego a una trampa? Fue entonces cuando dimitió como ministro de finanzas.

Varoufakis haciendo amigos

En las primeras páginas ya se alerta del tono del libro. Él está fuera del establishment y es libre para hablar, no como los que están dentro. Estar dentro o estar fuera es la clave para presentarse a sí mismo como el héroe que podía haber salvado Europa. No lo consiguió porque los que están dentro tienen mucho que tapar y el apoyo de unos a otros es ejemplar.

En Comportarse como adultos Varoufakis va haciendo amigos y repartiendo a todos, pero no todos salen tan mal parados como podíamos esperar. A Angela Merkel la trata casi desde la imparcialidad, a Luis de Guindos le alaba por ser uno de los pocos ministros de Eurogrupo que sabía de economía, a Christine Lagarde la presenta en ocasiones con una complicidad que no imaginábamos y la mayor sorpresa es, sin duda, su casi admiración por Wolfgang Schäuble.

Resulta curioso cómo habla Varoufakis del presidente francés, Emmanuel Macron, que por entonces era ministro de economía. En el francés encontró un amigo, una aliado y el único que parecía dispuesto a decir lo mismo en público y en privado. No estamos muy seguros de que la buena imagen que nos pinta de Macron le convenga en estos momentos al Presidente de Francia, pero ahí queda escrito su activismo progriego en aquellos días señalados.

Se llevan la peor parte y las iras de Varoufakis muchos otros jugadores clave de este macabro tablero de la política económica europea. Ministros pusilánimes que asentían como borregos a la sagrada palabra de Schäuble, Jeroen Dijsselbloem como villano mayor del reino, Euclides Tsakalotos como compañero tan bipolar como peligroso y Alexis Tsipras como la gran decepción.

El futuro de Europa

¿Y ahora qué? Comportarse como adultos refleja la situación griega, pero también la de toda Europa. ¿Qué nos espera a los europeos ahora que la troika ha dejado claro quién manda aquí?, ¿hay posibilidad no ya de victoria, sino de seguir luchando? Yanis Varoufakis cree que sí, que es posible otra Europa y por eso ha fundado el movimiento Diem25 que tiene como objetivo, ni más ni menos, que democratizar las instituciones europeas.

Laura Vélez

Añadir un comentario

Tu correo electrónico no será publicado. Los campos requeridos están marcados